Archivo del Autor: Admin

Debo guardar reposo durante el tratamiento?

Durante el tratamiento se puede hacer vida normal, evitando realizar ejercicios o actividades físicas extremas, caminar por mucho tiempo, levantar peso o conducir por largas horas.

Se deberá seguir las indicaciones dadas por el médico tratante y la fisioterapeuta encargada de realizar el tratamiento.

Se le explicará y brindará material sobre higiene postural y ejercicios de estiramiento o fortalecimiento para mantener una óptima calidad de vida.

¿Cuánto dura el tratamiento?

El protocolo médico del tratamiento consiste en 20 sesiones para lumbar y 18 sesiones para cervical; para un total de 6 semanas.

Cada sesión consiste en 28 minutos de descompresión espinal, seguidas de electroestimulación y aplicación de compresas frías o calientes, según sea el caso.

La mayoría de los pacientes reportan una reducción de su dolor después de las primeras sesiones.

¿Cuáles son las contraindicaciones?

La Descompresión Espinal no está indicada en todas las personas con dolor lumbar o a nivel de cuello.

De ahí la importancia que un médico especialista en columna vertebral haga el diagnóstico correcto del origen de su dolor.

La descompresión espinal no está indicada en los siguientes casos:

  • Hernia Discal masiva con Síndrome de Cola de Caballo.
  • Espóndilolistesis inestables.
  • Espóndilolisis inestables.
  • Estenosis de canal moderadas.
  • Infecciones vertebrales o discales.
  • Osteoporosis severa.
  • Portador de Instrumentación vertebral.
  • Cáncer con metástasis.
  • Aneurisma de aorta
  • Cáncer abdominal o pélvico (a nivel lumbar)
  • Embarazo (a nivel lumbar)

¿Cuáles son las indicaciones?

Se recomienda para los siguientes casos:

  • Hernia Discal
  • Abultamiento de disco
  • Discopatía degenerativa
  • Síndrome Facetario
  • Después de una cirugía fallida (posterior a los seis meses de intervención)
  • Dolor Lumbar agudo y crónico.
  • Dolor tipo ciático por los muslos, piernas y/o pies.
  • Hormigueo por los muslos, piernas y/o pies.
  • Sobrecargas musculares funcionales
  • Dolor en el cuello

¿Cómo se comienza?

El primer paso es determinar si se califica para la descompresión espinal. Se requiere la valoración de un médico especialista quien de acuerdo a los antecedentes, patología y resultados de los estudios médicos (TAC o Resonancia Magnética), tendrá el criterio médico para aprobar o no el tratamiento.

En Costa Rica Spinal Care podemos orientarle sobre los médicos especialistas familiarizados con esta tecnología.

Es un método seguro?

Sí, ya que la fuerza de tracción y el tiempo en la que se usa siguen una curva logarítmica, con la que se consigue emplear una gran fuerza en poco tiempo y de forma indolora gracias a que los dos cilindros neumáticos responsables de la tracción miden la potencia que se aplica y la resistencia que ofrecen los músculos del paciente, para ceder en caso de contractura muscular y traccionar en caso de relajación.

La tracción se lleva a cabo de forma cíclica, con fases de tracción y fases de relajación durante los 28 minutos que dura el tratamiento, para evitar la fatiga muscular y las
contracturas.

Y por último, el paciente tiene la posibilidad de detener el proceso en forma inmediata, ya que tiene un pulsador que avisa en caso de dolor, hormigueo u otro síntoma

Qué es la Descompresión Espinal?

La Descompresión Espinal es una de las innovaciones en la ciencia médica no invasivas, para tratar problemas asociados a la Columna Vertebral.

Esta tecnología está basada en el método clásico de tracción adaptado a la tecnología moderna.

No tracciona, sino que, descomprime los discos y las pequeñas articulaciones facetarias, de una
forma progresiva e indolora, ya que está totalmente controlado por un software que aplica la
adecuada intensidad para cada paciente según su peso.

De esta manera los discos pueden regenerarse por absorción de agua y nutrientes logrando la
restauración de las estructuras dañadas a lo largo del tratamiento.

Qué causa el dolor de espalda?

El dolor de espalda puede ser originado por diversos factores, se identifican tres causas principales: por contractura muscular, traumatismo o deformidad de la columna.

El sedentarismo, las malas posturas, las tensiones que contracturan los músculos paravertebrales, algunos deportes extremos o de impacto y factores constitucionales, son algunas de las causas que afectan la columna y que se expresan como primera manifestación en dolor.

La causa exacta puede ser difícil de identificar, ya que puede originarse en tejidos blandos, en el hueso, en el disco intervertebral o en los nervios que inervan estas estructuras.

Se recomienda acudir a un médico especialista en la columna vertebral para que realice una valoración minuciosa y así tomar medidas preventivas o correctivas según sea el diagnóstico.